#ElCuerpoCorreHablaDibuja

La idea de este taller es plantear un juego que estimule en grandes y pequeños, la reflexión y el disfrute por el sentido de progresión, escucha, acumulación, causa y efecto. Se podría decir que puede ocurrir todo lo que esté bien para los verdaderos guías del juego, ellos –los pequeños– son quienes marcan la pauta.

 

1) La llegada al espacio
Para los más pequeños es muy importante reconocer los espacios –familiarizarse con aquello que sucede en los lugares nuevos a los que van– para sentirse seguros. Así que los primeros minutos del taller estarán dedicados a una introducción nuestra y a que papás e hijos (en parejas) reconozcan el espacio de manera libre.

2) El juego con progresión
Entonces los talleristas intervenimos introduciendo elementos de juego y materiales para interactuar, el acompañamiento sonoro también se hace presente. Es un momento de libre interacción: las parejas pueden mantenerse, combinarse, juntarse. Los objetos pueden en su caso, moverse, pintarse, arrugarse. Quien quiera también podría cantar o emitir sonidos.

IMG_3161IMG_3161

3) La observación y el recuerdo
Llegará un momento en el que –a una señal– buscaremos la detención, la calma, el silencio... El espacio se habrá modificado, quizá parecerá un bello caos, quizá una gran pintura, quizá una escultura. Es el tiempo de observar, de recordar y registrar lo que se hizo.

IMG_3208IMG_3208
IMG_3191 (1)IMG_3191 (1)